Brafa
sportmagister Contacto sportmagister  Twitter sportmagister Español | Català | English
BUSCADOR >>>
Estás en >>> Inicio >>> Información >>> Entrevistas
>>>> Kobe Bryant, jugador de Los Angeles Lakers: “Dejar un legado a los jugadores actuales y a las generaciones futuras es más importante que saber qué lugar ocuparé en la historia de la NBA”
01/04/2016
Como anunció el pasado mes de noviembre, Kobe Bryant se retira esta temporada. En la siguiente entrevista, el ganador de cinco anillos de la NBA comparte con Sportmagister sus sensaciones, rememora lo mejor y lo peor de su dilatada carrera y explica cómo ha sido su camino hasta llegar a ser considerado uno de los mejores jugadores de baloncesto de la historia.

 

Hace un tiempo dijiste que no querrías hacer un tour de despedida cuando te retiraras, pero una vez lo anunciaste parece que se ha convertido exactamente en esto cada vez que pisas una pista de la NBA como visitante. ¿Cómo te hace sentir esto?

Tengo que decir que me siento genial. Yo no lo considero un tour de despedida, pero está siendo todo muy bonito. Yo presento mis respetos a los fans y ellos me los devuelven del mismo modo. Es un momento mágico que ha surgido, y después de 20 años jugando, el hecho de poder ser capaz de dar las gracias a los aficionados y que ellos me las den a mí es un final incluso mejor del que habría podido imaginar.

Estás recibiendo fantásticas ovaciones en todas las pistas donde juegas por última vez, incluso en Boston, donde siempre has sido el enemigo número 1 por la rivalidad entre las dos franquicias, Celtics y Lakers. Háblanos de tu despedida en esta ciudad.

Fue inolvidable y únicamente tengo agradecimientos para la afición de los Celtics. Estaba como loco por jugar allí, porque siempre ha sido uno de mis lugares favoritos. Los fans saben mucho de baloncesto y hay una gran historia y tradición de nuestro deporte en Boston. Ellos son conscientes de esto y yo también, por eso siempre ha sido especial jugar allí. He tenido la suerte de disputar dos finales de la NBA en Boston, algo que sueñas desde niño y que difícilmente sucede.  

En los últimos 20 años has aportado un legado a la historia. Después de tu último partido, ¿qué dejarás atrás? Y todavía más importante, ¿qué te llevas contigo?

Creo que dejaré atrás únicamente mi presencia física de 20 años de carrera profesional: entrenar, jugar, anotar, defender y hacer todo lo que he hecho como jugador profesional de baloncesto. Pero me llevaré conmigo el espíritu que representa todo lo que he hecho con mi presencia física. He aprendido la importancia de ser perseverante, cómo superar los errores, cómo afrontar los éxitos, a comunicarme con los demás, a entenderlos, a tener empatía, a sentir compasión... Estas son las cosas que tendré conmigo para siempre.

 

Siempre hubo altísimas expectativas a tu alrededor y has sabido estar a la altura toda tu carrera. ¿Cómo has conseguido huir de la presión que esto supone y qué consejos darías a un joven jugador que se pueda encontrar en la misma situación?

La clave realmente es amar lo que haces. La fórmula mágica es apreciar cada momento del baloncesto. Cuando lo sientes así es cuando realmente disfrutas de todo. Si aprecias el hecho de querer estar siempre preparado, si amas el entrenamiento, si te gusta más ponerte a punto que el hecho de ganar, tendrás algo real, algo real y especial. Y esto te produce una sensación insuperable.

¿Crees que el baloncesto te ha tratado injustamente, habiendo sufrido varias lesiones importantes en los últimos años de tu carrera?

No, sinceramente creo que el baloncesto y yo tenemos una excelente relación. Nos hemos entendido muy bien siempre y pienso que nosotros, los atletas, tenemos que aprovechar las oportunidades cuando se nos presentan, no solo las buenas, también las malas. Así he sido capaz de enfrentarme y tratar con todo lo que se ha cruzado en mi camino. Cuando he sufrido las lesiones, he podido extraer la parte positiva y aprender de lo vivido, intentando aprovechar las oportunidades que venían directamente de estas lesiones, como poder centrarme en otras cosas o planear nuevos retos. Así que no creo que este deporte que tanto amo me haya tratado injustamente, sino que creo que me ha dado una fantástica oportunidad y yo no la he dejado pasar.

Cuando te retires, ¿te sentirás relajado sin exponer tu cuerpo y mente a las presiones que supone ser un gran jugador de baloncesto o echarás de menos la tensión de ser un deportista de élite?

Es una pregunta muy complicada de contestar. Vivir de este modo no es lo más saludable y, a pesar de que yo soy de los que disfruto de esta exigencia, también me doy cuenta en épocas de descanso, como el verano, de cómo puede ser la vida tranquila. Pero tampoco estás cómodo porque estás acostumbrando a la presión constante, a entrenar, a sufrir dolores, a estar preocupado por el próximo partido... Creo que necesitaré un tiempo para adaptarme y saber que ya no seré capaz de pasar por este tipo de presiones. Tendré que aprender a vivir de otro modo. El tiempo dirá si agradeceré más la vida tranquila o echaré de menos la competición.

¿Qué lugar crees que ocuparás en la historia de la NBA después de tu retirada? ¿Te ves por delante o por detrás de otras leyendas como Michael Jordan o Larry Bird?

Yo he intentado dejar un legado y ya veremos su impacto en el futuro del juego. No me gusta compararme con los grandes jugadores de todos los tiempos. Para mí lo más importante y lo más maravilloso es ver qué impacto tiene lo que tú has hecho sobre las futuras generaciones, o sobre los jugadores actuales. Si yo veo que lo que he hecho durante mis 20 años de profesional ha impactado en los que juegan hoy y en los que jugarán mañana, en un sentido positivo, y que estos jugadores son capaces de mantener el legado y además transmitirlo a las generaciones que los sucedan, esto será lo más importante; mucho más que el lugar que yo acabe ocupando en la historia del baloncesto.

 

Nino Vàzquez

Perfil

Hablar de Kobe Bryant es hablar sin lugar a dudas de uno de los mejores jugadores de la historia del baloncesto. Hijo de Joe Bryant, ex jugador de la NBA, Kobe nació en Filadelfia el 23 de agosto de 1978. Cuando contaba con seis años, su familia se movió a vivir a Italia, pues su padre dejó la NBA para jugar en la liga del país transalpino. Esta situación fue mi importante para Kobe, pues adquirió una gran cultura al educarse en Europa, además de aprender a hablar el italiano y el castellano.

Tras una brillante carrera en el Instituto, Kobe fue elegido con solo 17 años en el draft de la NBA de 1996. Tras seleccionarlo con la elección número 13 de la primera ronda, Charlotte Hornets traspasó sus derechos a Los Angeles Lakers, el único equipo en que Kobe ha jugado en sus 20 temporadas en el baloncesto profesional. Junto a Shaquille O’Neal, Bryant devolvió a los Lakers a la cima de la NBA, ganando tres títulos consecutivos entre 2000 y 2002. Más tarde, como Kobe como líder y junto a Pau Gasol, Bryant volvió a liderar a los Lakers a dos títulos más en 2009 y 2010.

Además de cinco anillos de campeón de la NBA, el inagotable palmarés de Kobe incluye una media de 25 puntos por encuentro, siendo máximo anotador de la liga en 2006 (35,4) y 2007 (31,6), 15 temporadas en los playoffs, 18 partidos All-Star, Jugador Más Valioso de la liga en una ocasión y dos en las Finales de la NBA. Bryant ha sido destacado 11 temporadas en el quinteto ideal de la liga. Su récord anotador de puntos en un partido, 81, contra Toronto Raptors el 22 de enero de 2006, es la segunda marca más alta de la historia de la NBA. Kobe además representó a los Estados Unidos en los Juegos Olímpicos, ayudando a su país a recuperar el oro en los Juegos de Pequín de 2008 y repitiendo medalla dorada en los Juegos de Londres 2012. En ambas olimpiadas, Estados Unidos derrotó a España en la final.   

 

Otros apartados relacionados:

banner San Filipo

La frase del día

Boletín

    Sportmagister

      Educación de valores a través del deporte | Fundación Brafa 2020 | | Crèdits